lunes, 8 de abril de 2013

Reseña: Cuando era Puertorriqueña de Esmeralda Santiago

Titulo: Cuando era puertorriqueña
Autora: Esmeralda Santiago
Número de páginas: 296

Cuando me recomendaron este libro, me dijeron que su escritura era sencilla, lo cual no pongo en duda, pero está tan lleno de matices, descripciones atractivas sobre la zona rural, los árboles frutales, los animales, los aromas y hedores, las viviendas, la gente y en especial el modo de vivir en la niñez de la autora.
Siendo sincera al empezar a leer no tenía muchas expectativas; pasadas las primeras páginas me empezó a intrigar más su historia, el cómo vivía, la escuela, sus juegos, sus raíces.  Es tan franca la escritura que te atrapa, sus recuerdos te absorben haciendo que añores de todo corazón la comida tradicional de abuelita (en mi caso mexicana), los regaños de mamá, las travesuras que cometías junto a otros niños.
Es un libro autobiográfico, escrito en el lenguaje común que solemos usar diariamente para conversar en la escuela, en el trabajo, con nuestra familia y amigos, incluso más sencillo que eso.
Me agrado mucho leer su forma de vivir en Puerto Rico, es muy bonito conocer detalles de la cultura de otros países. Sus razones de comer tal cosa, de hablar de tal forma o hacer algo a lo que no estamos acostumbrados a ver.
Al principio me pareció muy atrevido dedicar el prólogo al simple hecho de cómo se come una guayaba, sin embargo, yo no tenía ni idea del truco tan simple, es un capítulo tan deliciosamente literario que me prometí intentar comer la guayaba de esa forma sin llenarme los dientes de semillitas.
La hermana mayor era ella, Esmeralda, cuidaba a todos sus hermanos, que eran muchos, diez al final, por lo tanto era la que recibía los peores regaños, los "cocotazos", a parte de mayor responsabilidad, pero también era la más ambiciosa, no se conformaba con simplemente estudiar, quería aprender de verdad, siempre haciendo preguntas interesantes a sus padres, sobre la vida, religión, muerte. Amaba profundamente el sitio donde vivía, así que lo exploraba a detalle, buscando hacer de las cosas más sencillas grandes aventuras y luego grandes interrogantes.
La mayoría de los capítulos se concentran en su niñez. Los últimos describen cómo va dejando poco a poco su infancia atrás, como si al llegar a Estados Unidos dejará la niña que fue, no solo su nacionalidad puertorriqueña.
¡El epílogo es hermoso! No me desilusionó para nada. Después de una lectura maravillosa, era lógico esperar un final al mismo nivel. No cabe duda de que este libro habla sobre la superación, como muchas de nuestras formas de pensar vienen desde muy atrás, en nuestra niñez, y lo que a veces somos de adultos dependió de lo que soñamos de niños. Me arrepiento de haber tenido pocas expectativas sobre este libro. Que es muy recomendable si desean conocer sobre otras culturas o si les gustan los libros autobiográficos y la buena literatura.

Frase del libro:

"Según crecía mi vocabulario, empecé a leer libros de capítulos."

Frase Favorita:

"Así que tuve que aprender a evitar lo inevitable y, cuando no podía, me quitaba la ropa hasta las pantaletas en el patio de la escuela para defenderme de niños a cuyas mamás no les importaba si el uniforme llegaba a casa roto o sucio."

Oración al azar:

"-Bueno, ésta no es hora de estar soñando. Usted debe de estar escribiendo no pensando.
No me pude aguantar. La idea de que no estaba supuesta a pensar en el salón me sonó graciosa."
*Sra. Leona y Esmeralda

3 comentarios:

  1. Este libro es extraordinario. Es lo que se llama un memoir (bendita palabra del frances), y tambien es un libro de inmigracion, pero tiene un par de pasajes que no son apropiados para leer en la escuela. La introduccion con la historia de como comerse una guayaba es interesante porque las frutas tropicales tienen un sabor diferente cuando las consumes en paises al norte o al sur de los tropicos, sencillamente no saben igual, no se disfrutan tanto,

    ResponderEliminar
  2. Saludos Compañero,

    Desde que la Organización de Naciones Unidas (ONU) determinó en el 1960 que el coloniaje es un crimen en contra de la humanidad, no hay más necesidad para consultas o plebiscitos. La solución es entregarle a Puerto Rico su soberanía.

    Pero como el Gobierno de Estados Unidos (EEUU) no quiere hacer eso, ha ignorado las 33 resoluciones de la ONU pidiéndole exactamente eso. EEUU para engañar al mundo que le interesa descolonizar a Puerto Rico, continúa proponiendo plebiscitos para saber lo que quiere los puertorriqueños. Aunque 100% de los puertorriqueños queramos seguir siendo una colonia de Estados Unidos, todavía estaríamos obligado a tomar nuestra soberanía para después decidir que queremos hacer.

    Lo único que sirve estos plebiscitos es para que EEUU divida los puertorriqueños. Un puertorriqueño no nos invadió para hacernos una colonia. ¿Cuándo nos daremos cuenta que tenemos que unirnos?

    ¡Por eso es que tenemos que protestar pacíficamente por lo menos 3 veces al año hasta que lograr la descolonización de Puerto Rico!

    José M López Sierra
    www.TodosUnidosDescolonizarPR.blogspot.com

    ResponderEliminar

¡Gracias enormes por dejar tu comentario, es muy importante para mí!
Escribe lo que piensas sin faltar el respeto a nadie.
Por cierto, incitados, un favor gigantesco, no dejen links de descargas de libros, ni spam de ningún tipo, o, lamentablemente tendré que borrar sus comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...